Biopsychology.org

English

Artículos Casos   Libros Apuntes Otros  

"La desamortización de Mendizábal en la provincia de Zaragoza (1836-1851)".  P. Marteles, 1990. (pmartele@pie.xtec.es)

Atrás Arriba Siguiente

 

9. 11.- ARRIENDOS DE LOCALES

Las noticias de este tipo son muy numerosas en los conventos de la capital. Para la provincia, sin embargo, si bien son una muestra del escaso beneficio que significó para el Estado, constituyen fundamentalmente un repertorio de sucesos y anécdotas que nos orientan a la hora de hacernos cargo del estado de conservación de algunos edificios. Edificios que con frecuencia, por hallarse en pésimas condiciones, no fueron objeto de las apetencias de particulares ni tampoco fueron solicitados por las corporaciones públicas para darles alguna utilidad.

- EJEA

Abundan las referencias al suprimido convento de Capuchinos. El 1-9-37 el Comisionado subalterno de esa localidad informa que Francisco Paz quiere alquilarlo. El 29-12-37 informa igualmente de que éste interesado ya habita en el convento e iglesia de los Capuchinos, abonando por ello 640r; sin embargo, los peritos han tasado los locales y según ellos el valor en venta es de 2.565 duros y en renta de 55, por lo que la Junta dispone que no se acepte la oferta de Paz.

El 11-2-38 se anuncia subasta de arriendo y se volvió a adjudicar a Paz por 2.340r al año y a pagar en tres plazos. La Junta aprueba la subasta el 30-4-38 y el 25 de octubre de ese año vuelven a informar "que en la noche del 24 de septiembre último cayó una exalación en el convento de Capuchinos, partió por medio la torre e hizo pedazos, aberturas y destrozos en las paredes del mismo". Francisco Paz solicita que se le repare. Se solicita presupuesto de obras "concretándose por supuesto a las que sean indispensables para la habitación del arrendatario".

Realizadas las obras que significaron para la Junta el desembolso de 266r por reparaciones, más otros 195r por desperfectos en algunas tapias, el 16-2-39 llega un oficio de unos días antes, comunicando que el arriendo de Francisco Paz terminaba el 11 de ese mes. A partir de este momento se acumulan las noticias referentes a pagos insatisfechos por el interesado. El 16-8-39, Tesorería informa que Francisco Paz no ha ingresado nada y que resulta estar debiendo los 2.340r desde el primer día.

En la misma fecha habían llegado informes del Comisionado Principal, conteniendo también reclamaciones del estado del edificio y del arriendo del convento. Se dispone que el subalterno le haga pagar a Paz en un plazo de ocho días como máximo. El 23-7-39 el subalterno confirma que le pago sigue sin realizarse, pero expresa que el arriendo había finado hace tiempo y que hay pretendientes para los locales que habían sido convertidos en posada. Se dispone que se saque a subasta, pero el 30 del mes siguiente el subalterno sigue recordando que Paz adeuda todavía los 2.340r y la Junta acuerda que pague por el tiempo transcurrido y que se subaste de nuevo, si aquel no quiere continuar.

El 10-11-39 se confirma la celebración de la subasta de arriendo del convento y que no ha habido licitadores. Solamente Paz ofrece 1.000r por el arriendo y siempre que no se le cobre por el tiempo transcurrido. Ante tanta desfachatez, la Junta dispone que se saque a nueva subasta y que Paz abone lo que debe "si no quiere salir malparado". El 27-1-40 Amortización se expresa en los mismos términos y el 11 de marzo el subalterno de Ejea comunica que ya se ha despedido, y entregado las llaves, el sujeto que habitaba el convento.

Como acabamos de ver, la Junta hizo que un mal pagador desalojara los locales que indebidamente ocupaba y al que hubo que amenazar seriamente. Sin embargo, cuál no será nuestra sorpresa, cuando unos días más tarde llega un informe de Ejea comunicando que la proposición más ventajosa para arriendo de los Capuchinos era la del mismo Francisco Paz, que ofrecía 1.100r y la Junta determina aceptarla.

En esta ocasión el interesado se anduvo con más tiento y así, el 23-6-40, Contaduría hace presente que se hallan en poder del subalterno de Ejea los 1.100r y pide que se ingresen en la Contaduría Provincial, a lo que la Junta acuerda que "toda vez que los fondos de enajenación están aplicados a los gastos de la guerra, se libren a favor de la Pagaduría Militar". Cuando un mes más tarde el subalterno pregunte qué hacer con el dinero entregado por Paz, se le responde que se atenga a lo dispuesto y comunicado el 23 de junio anterior.

Posteriormente, el 6-10-40 se acepta que se subaste el arriendo de los Franciscanos de Ejea (Monlora) por un año, "sin perjuicio de que se practiquen al propio tiempo las diligencias necesarias para su venta".

- CALATAYUD

El 15-1-38 José Narváez, vecino de la villa, pide en arriendo la sacristía del convento de Trinitarios y Manuel Lozano solicita alquilar parte del convento de la Correa. Se pide al Ayuntamiento de Calatayud que envíe a algún perito para tasar lo solicitado y un mes más tarde, el Comisionado de Calatayud informa que Andrés Baeza, maestro de obras, ha tasado en 240r anuales la habitación solicitada por Lozano y se aprueba el arriendo.

El 3-3-38, Marcos Urraca, vecino de Calatayud, solicita arrendar la iglesia, sacristía y claustro bajo del convento de Carmelitas Descalzos. Se dispone que se tase para arrendarlos, siempre que no encierren méritos artísticos. Tasados los locales en 700r, el l9 de abril se ordena la subasta y el 6 de junio se confirma que ya están en manos del arrendatario. Lo mismo cabe decir con respecto a un arriendo de habitación en los Trinitarios de Calatayud, solicitado el 28-3-38 por Pedro Lozano, el cual se compromete, además, a pagar los gastos de cerrar la comunicación con el resto del edificio y a velar por el buen estado de lo arrendado.

El 11-3-40 llega a la Junta la solicitud de Joaquín Alcober, preceptor de Latinidad en Calatayud, que pide una pieza apropiada para dar sus clases en el convento de la Correa. Tras informes de la oficina de Amortización, el 14-4-40 se le concede el arriendo por 500 reales anuales y con la obligación de dejarlo en caso de que el gobierno necesitara los locales para algún otros objeto.

- TARAZONA Y BORJA

Gregorio Casajús, vecino de Zaragoza, pide el 29-5-38 arrendar parte del convento de Mercenarios, asegurando que ello no perjudicaría en modo alguno al edificio. La Junta dispone su tasación y el 19 de junio se resuelve que se subaste por 1.070r anuales "con todas las formalidades que se acostumbre", es decir, fijando carteles en los pueblos inmediatos para la debida notoriedad.

En octubre del mismo año, Cayetana Bastón, exclaustrada del convento de Trasovares, solicita el arriendo de la habitación que ocupaba el confesor en el propio convento y que está libre. Se dispone su tasación y el 28-1-39 se permite a la interesada que mediante el pago de 120r pase a ocuparla.

El 26-9-39, Esteban Lacasa, vecino de Zaragoza solicita arrendar el convento de Agustinos, a condición de que la subasta se haga en la capital de la provincia y no sólo en Borja. Tras las quejas de la Junta a la Amortización por ocupación indebida y que hemos mencionado al ocuparnos de las cesiones se accede a la petición.

El subalterno comunica el 27-1-40 que lo ha tasado, solicita el pliego de condiciones y pregunta si le puede abonar la cantidad correspondiente a los peritos tasadores, a lo que la Junta contesta:

"los albañiles tienen obligación de trabajar de oficio en asuntos del servicio público, no devengando derechos hasta que tiene efecto la venta o arriendo, en cuyo caso es de cuenta de los interesados satisfacer todos los gastos y que en tal concepto debe compelerlos a que se presten y obligarlos en términos de justicia si no lo verificasen. Que forme, sin perder de vista los intereses del ramo, el pliego de condiciones y arreglado a los usos del país y a las circunstancias particulares del edificio; que remita copias a esta Junta para su gobierno"

- VERA DE MONCAYO

Del suprimido Monasterio de Veruela las noticias son igualmente de un notable interés. El 29-9-38 Antonio Ochoteco, comprador de gran número de propiedades desamortizadas y vecino de Añón, pide que se le permita encubar las uvas en la bodega del Monasterio, lugar en que se hallan algunas cubas que compró el año anterior y ofrece pagar el alquiler correspondiente. Se piden informes a Tarazona sobre la conveniencia del arriendo y para que se proceda a la tasación.

El 25-10-38 el subalterno manifiesta que conviene arrendar la bodega al interesado por 50 ó 60 reales "porque nadie sino él es el que podrá verificar dicho arriendo", aunque advierte que habrá que recomendarle el mayor cuidado posible de los enseres que pertenecen a la Hacienda, como son "pinturas y cuadros de bastante mérito, los cuales se hallan en el Monasterio donde está situada la bodega, aunque separada de las demás habitaciones".

Ante estas noticias, la Junta reacciona pidiendo relación de los cuadros existentes en Veruela, para trasladarlos a la Comisión Artística, a la vez que pone en duda la posibilidad de arrendamiento. No sabemos exactamente en qué quedó este arriendo, pero en septiembre del año siguiente (1839) Antonio Ochoteco vuelve a pedir la misma bodega para guardar su cosecha; se dispone que el administrador la tase e informe y, para comprobar si las diligencias de éste son legales, ya que las instruidas el año anterior dieron lugar a algunas sospechas, se piden informes al mismo tiempo al Procurador de la ciudad de Tarazona, "para que se sirva informar bajo la competente reserva, el tanto en que podrá arrendarse a Ochoteco el sitio que solicita, con todo lo demás que crea beneficioso al mejor servicio público".

Una última noticia sobre Veruela es la solicitud de Benito y Miguel Lahuerta, arrendador y fianza respectivamente de los huertos del monasterio, que pide se les prorrogue el arriendo por otros tres años, en atención al cuidado y vigilancia que han tenido del edificio y otros servicios prestados. Y la Junta contesta que no puede hacer otra cosa sino atenerse a lo dispuesto, que es sacar el arrendamiento de los huertos a pública subasta.

- ALAGON

El convento de los Agustinos de Alagón se arrendó para granero y locales de habitación ordinaria. El 16-8-37, la Junta aprueba una solicitud de un vecino de la villa que quiere alquilar la iglesia del convento para depositar paja por una temporada. Tres años más tarde, el 16-9-40, Felipe Brun, encargado de los asuntos de Alagón, comunica que ha arrendado cuatro celdas por 240r al arrendatario de la huerta.

Sin embargo, unos días antes Domingo Marraco, había solicitado arrendar todo el edificio ofreciendo 1.000r. La Junta dispone que se detengan todas las gestiones y que se consulte al Ayuntamiento para que informe de la utilización a que se dedica el convento. El 21-9-39 ha llegado ya el informe solicitado y se pide otro a Amortización a la vez que se encarga a Brun que exponga las ventajas que se derivan de la solicitud de Marraco.

Por fin, vistas todas las manifestaciones, el 6-10-40, la Junta dispone que se subaste el arriendo de los Agustinos por un año, conservando a los individuos que hay hasta que venzan sus contratos y los graneros donde Amortización deposita sus frutos. No se acepta la oferta de Marraco sino que el arquitecto de la Junta dará la tasación apropiada.

- ZUERA

El 16-2-39 llega un oficio de Andrés Barber, pidiendo que se prevenga al Alcalde de Zuera, Antonio Fanlo que "no le impida encerrar en el convento de los Santos de dicha villa sus caballerías y ganados, por los perjuicios que de ello se le ocasionarían y en atención a que ninguno de los anteriores alcaldes se lo ha prohibido".

El convento se halla situado en medio de varias fincas que tienen arrendadas el interesado y piensa que nadie podrá cuidarlo mejor. Tras consultar, pero ante el hecho evidente de que Barber no paga ningún arriendo y está usando los locales, se dispone que si quiere seguir haciéndolo, habrá de abonar la cantidad que resulta justa. Para ello se le permite que proponga el arriendo apropiado.

- TAUSTE

El subalterno de Cinco Villas informa el 23-7-39 que desde hace dos años ocupa una habitación en Tauste el trompeta de los Guardias Nacionales. Como ahora éste no hace ningún servicio, solicita autorización para arrendar el local y la Junta, como es habitual en ella, no ofrece ninguna resistencia a la posibilidad de sacar algún beneficio.

- LONGAS

El 27-1-40 el mismo subalterno informa a la Junta de que el Alcalde de Longás ha solicitado arriendo de un granero por 85r y que por estar en mal estado no espera que haya mejor proposición. A pesar de ello, la Junta se atiene a las reglas y el mismo día dispone que se arriende en pública subasta. No sabemos como terminó este arriendo pero es muy probable que se desistiera porque los gastos que entrañaba la subasta de un arriendo tan insignificante eran superiores a lo que se estaba dispuesto a pagar por su uso

 

 

 

Atrás Arriba Siguiente

© Biopsychology.org, 1998 - 2006

 
Última actualización:
21/03/06