Biopsychology.org

English

Artículos Casos   Libros Apuntes Otros  

"La desamortización de Mendizábal en la provincia de Zaragoza (1836-1851)".  P. Marteles, 1990. (pmartele@pie.xtec.es)

Atrás Arriba Siguiente

 

9.6- ALHAJAS, OBJETOS DE CULTO Y OTROS EFECTOS

La Junta tenía igualmente la misión de disponer todos los bienes muebles procedentes de los conventos. De los inventarios realizados de estos bienes nos ocupamos en otro apartado, por lo que nos limitaremos a dar algunas noticias dispersas sobre la actuación de la Junta en algunos casos problemáticos.

En principio los ornamentos del culto debían ponerse a disposición del Gobernador Eclesiástico y en los demás casos proceder a su venta, a la cesión temporal en caso de solicitud o a la entrega a la Comisión Artística, para que pasaran a formar parte del tesoro artístico de la Nación.

El primer objeto de valor del que tenemos noticia es la custodia de Borja. El 28-8-37 llega a la Junta un oficio del Brigadier 2º Cabo, pidiendo que se enajene toda la plata que hubiere quedado, procedente de los conventos suprimidos, para atender a la subsistencia de los enfermos y heridos del Hospital Militar de Zaragoza. Se le responde que no existe autorización para vender la custodia de Borja, "único efecto de oro y plata que existe" y que lo único que puede hacer, en uso de sus atribuciones es proceder a la tasación y anunciar la subasta, hasta ver qué determina la Junta Superior.

Se nombró tasadores a los plateros Manuel Aladrén y Rudesindo Gea, a quienes más tarde se les abonan 120r por su labor. La autorización debió llegar más tarde, pero ante la urgencia de la situación, la Junta Provincial envió un oficio a la Diputación, el mismo día 28 de agosto, preguntándole si ella estaba revestida de autorizaciones particulares para casos extraordinarios como el presente. La respuesta debió ser afirmativa, porque cuatro días más tarde, en la sesión de 1-9-37, se comunica que ha sido celebrada la subasta de la custodia y que la ha rematado Pedro Callizo por 62.400r, siendo su fiador de quiebra D. Antonio Martín.

Unos meses más tarde, el 30-4-38, tenemos noticia de que el Comisionado subalterno de Tarazona ha enviado a la capital un incensiario con su naveta y cucharilla de plata y ocho canutos del asta de una cruz también de plata, procedente todo ello del Monasterio de Trasovares. El 3-4-40 se acordó conceder, en depósito, al párroco de Rodén, el monumento para colocar al Señor en la Semana Santa que se hallaba en el extinguido convento de Mínimos de Fuentes de Ebro.

El 11-7-40 se mandan tasar dos pilas de agua bendita, procedentes del Carmen Calzado de Zaragoza y que solicita el párroco de Báguena. En el mes de mayo de ese mismo año, el regente de la iglesia parroquial de Sástago había solicitado algunos efectos pertenecientes al culto de los que existían en el suprimido Monasterio de Rueda. Tras pedirse información sobre el estado y localización de lo solicitado, la Junta dispone el 2 de junio que se le entreguen.

Hasta aquí se trata de objetos pertenecientes al culto. Durante el mes de mayo de 1838 el Comisionado principal informó que tenía alhajas pertenecientes al convento de Servitas de las Cuevas de Cañart y Alcantarinos de Alcorisa, provincia de Teruel. La Junta le manda que los guarde hasta nueva resolución y se pide permiso a la Superior para venderlos, con objeto de atender a las necesidades urgentes del Ejército. Pero no se resolvió nada en ese sentido, porque el 16-2-39 el Comisionado vuelve a recordar que tiene en depósito las alhajas de Cañart que le entregó el Brigadier Sr.Abecia y que por R.O. de 30-7-38 se había dispuesto que quedasen reunidas en la Junta de Zaragoza. Y finalmente se le contesta que no corresponde a la Junta, sino a la Intendencia el disponer de ellos para atender a las necesidades del Ejército.

Un hecho de indudable interés lo constituye el episodio siguiente. En casa de D. José de la Ballina, fueron encontradas alhajas y ornamentos pertenecientes al extinguido convento de Trinitarios, del cual se le había exclaustrado. Cuando, como se ha visto, D.José Guitarte, cura párroco de Báguena manifestó su deseo de comprar una porción de casullas y dos cálices, el Comisionado propuso que se le vendieran las recientemente incautadas, pero la Junta no se vio con autorización para ello, máxime cuando ese día, el 16-2-39, llegó una comunicación de la subdelegación de rentas con las "diligencias de reconocimiento y tasación de las alhajas y ornamentos que fueron objeto de causa criminal, formada de oficio en dicha Territorial contra D. Miguel de la Ballina, pertenecientes a su extinguido convento de Trinitarios, en la cual se pronunció sentencia el 18 de enero último, declarando pertenecer al citado D. Miguel la custodia y cáliz que llevan su nombre y apellido y el cáliz que está señalado con la marca de F. Bernardo Lavilla es también de su propiedad y que se le entregue". De esta forma se solucionó este caso considerado inicialmente como de robo de alhajas de un convento.

Las noticias que más abundan, son las que se refieren a efectos procedentes de las bodegas de los conventos. Sin embargo, las más curiosas son las que se refieren a los relojes de las torres de los conventos suprimidos.

El 22-5-39 llega un oficio de la Superior ordenando que se entregue al Ayuntamiento de Molina (provincia de Guadalajara) el reloj del campanario del Monasterio de Piedra, hasta que el Gobierno decida su venta u otro destino, corriendo los gastos de apeo y traslado a cargo del Ayuntamiento. Sin embargo, la Junta de Zaragoza no debía ver con muy buenos ojos que saliera de su provincia un objeto de su competencia y se niega a autorizarlo. Más tarde, el 16-7-39, llega otro oficio de la Superior conminando a que se entregue el reloj solicitado del Monasterio de Piedra.

Con fecha 2-5-40 el Ayuntamiento de Villafeliche solicita un reloj para servicio del pueblo y pide el del Monasterio de Piedra, el de los Descalzos de Calatayud o cualquier otro. Una semana más tarde se le concede, hasta que el Gobierno lo necesite para otro fin, el de Calatayud.

El 11 de julio de 1840 José Esteban solicita comprar la máquina del reloj de Veruela por l6 duros y se piden informes al subalterno de Tarazona. Meses más tarde, el 6-10-40, se concede al Ayuntamiento de Añón el reloj de la torre del Monasterio de Veruela, en calidad de depósito, de lo que se desprende que las gestiones de Esteban no llegaron a buen puerto.

Otras noticias se refieren a objetos de posible valor o mérito artístico. Ya hemos comentado la intervención de la Universidad y de la Comisión Artística de modo que no repetiremos esa información.

El 31-8-40 el Ayuntamiento de Calatayud solicita la sillería del Monasterio de Piedra, sin que se atienda de momento la petición y al Ayuntamiento de Ateca, que ha solicitado por su parte el cancel, rejado y sillería del Monasterio de Piedra se le comunica igualmente que la Junta carece de facultades para ello. Finalmente, el 27-10-40, llega la autorización para entregar la sillería de la capitular del Monasterio de Piedra al Ayuntamiento de Calatayud.

Sin embargo, sí que se atiende directamente la petición (6-7-40) del Ayuntamiento de Aguarón, que solicita cesión del órgano del Monasterio de Piedra o cualquier otro en buen uso, "para reemplazar el que tenía la iglesia de dicho pueblo, deshecho por las llamas en una de las invasiones de la facción".

En cuanto a objetos de menor valor, contamos con numerosas noticias. El 3-4-38 el Comisionado principal informa que ha vendido la sirga vieja que sirvió para el paso del Ebro en la barca de Escatrón, por un valor total de 288r vellón. El 28-1-39 se dispone que Lamberto Blasco, que fue alcalde de Alagón en el año 37, abone 1.002r que tiene por ventas de objetos de los Agustinos, según informa el subalterno de aquella plaza.

Fernando López, vecino de Tarazona, solicita el 26-4-39 la tasación y venta de varios enseres del molino aceitero de la Merced de Tarazona. Tras recibir el informe del subalterno, se dispone su venta en el mes de mayo y el 2 de agosto se lo adjudican pues nadie ha mejorado su proposición. Con fecha 26-9-39 consta que se han pagado 743r por esa compra.

El 9-6-39 el subalterno de Daroca comunica José Pérez, Comisario de dicha plaza, había enajenado libros depositados en el convento de San Francisco, acompaña carta del que los compró y, solicita la orden que le autorice a hacerse cargo de los libros o a que se le pague el importe. La Junta dispuso que se aceptara la cantidad de 200r por los libros "pues no pueden sacarse más ventajas". El 6-10-40 se dispone igualmente que se traigan "con la economía posible" los libros de Ejea.

Con fecha 30-8-37 José Echenique, alcalde de Daroca, informa que tiene 754r producto de la venta de cuatro cubas, efectuada el año anterior. Se manda que los entregue al administrador, pero hasta el 9-6-39 no llega a Zaragoza dicha cantidad, que correspondía a cubas pertenecientes a los conventos de San Francisco, La Trinidad y Capuchinos de Daroca.

El 6-9-37, el subalterno de Tarazona manifiesta que existe comprador para las 6 cubas y otros enseres de las bodegas pertenecientes a las monjas de Agreda. Se dispone que se vendan, así como otras cuatro cubas existentes en el Monasterio de Veruela. El 2 de diciembre siguiente se aprueba la venta de estos efectos, rechazándose a la vez la oferta que había hecho Fernando López, vecino de la localidad, por haber ofrecido solamente los 2/3 de su valor. El 15 de enero de 1838 se informa que en la segunda subasta nadie mejoró la oferta de López, limitada a los 2/3 mencionados. La Junta no accede sin embargo, y, tras una tercera subasta con los mismos resultados, se consulta finalmente a la Superior si resulta procedente aceptar la oferta de López, a falta de otra mejor.

En marzo de 1838 se manda que se tasen dos cubas del convento de San Agustín de Borja, que nada producen en el momento y para las que existe comprador. La tasación se aprueba un mes más tarde y se procede a venderlas, porque su mal estado amenaza pérdida definitiva.

Otras dos cubas existentes en el Pozuelo, procedentes del Monasterio de Veruela son tasadas en junio de 1838, ofreciendo Vicente Espligares, el 30 de agosto un valor que no cubre la tasación. Subastadas dos veces más y ante el temor de que se deterioren "y no conseguirse siquiera lo que ahora se ofrece", el 25-10-38 se dispone que se acepte la oferta de Espligares.

D.Pascual Polo y Monge, vecino de Zaragoza y suministrador del papel para la escribanía de la Junta de Enajenación, comunica el 30-8-3 que tras las diligencias realizadas con el administrador del convento de los Santos de Zuera y con el alcalde, no se ha podido encontrar la llave y no ha podido ver varios enseres de una bodega vinaria que tiene intención de adquirir. Se dispone que el comisionado principal averigüe quién tiene las llaves o exija responsabilidades. Naturalmente la llave apareció y el 15 de septiembre se aceptan los 140r que ofrece Polo por una prensa de rincón. Casi dos años más tarde, el 25-5-40, el mismo interesado pide varias cubas del mismo convento de los Santos y tras proceder a su tasación, el 23-6-40 se dispuso su enajenación en pública subasta.

En julio de l839, Juan Jordana, vecino de Urrea de Gaén, solicita comprar dos cubas de trescientos cántaros de cabida, procedentes del convento de Belchite, disponiéndose al mes siguiente que se vendan por el valor de tasación aprobado. Sin que conste si se trata del mismo interesado, el 27-1-40 un solicitante del mismo nombre, pero del que se dice que es vecino de Albalate del Arzobispo, pide comprar varias cubas del Monasterio de Rueda, disponiendo la Junta que se encargue la Amortización de enajenarlas.

En el mismo mes de julio de 1839, el administrador de Epila, D.Santiago Latre, envía el expediente para vender 6 cubas de los Agustinos y 2 de los Capuchinos. Se admiten las gestiones, pero el 3 de Agosto se rechaza la oferta que se ha hecho por sólo 3/4 del valor de tasación. Al parecer no hubo postor por el valor total, porque en noviembre hubo que aceptar la situación y manifestar que se adjudicaran al mejor postor.

En abril de 1840 se manda la enajenación de unas cubas de Aula Dei solicitadas por Tadeo Solanas y dos meses más tarde la de dos cubas y un tonel de los Trinitarios de Daroca (así como otras dos desechas e inútiles del convento de San Francisco) solicitados en compra por Rudesindo Villanueva, vecino de Daroca. La aprobación de esta venta se realizó el 9-11-40 por un valor total de 920r.

La última noticia se refiere a siete cubas de los Victorios de Fuentes de Ebro que Ignacio Usaín, vecino de Zaragoza, solicita en compra y cuya subasta se ordena el 31-8-40.

 

 

Atrás Arriba Siguiente

© Biopsychology.org, 1998 - 2006

 
Última actualización:
21/03/06