Biopsychology.org

English

Artículos Casos   Libros Apuntes Otros  

"La desamortización de Mendizábal en la provincia de Zaragoza (1836-1851)".  P. Marteles, 1990. (pmartele@pie.xtec.es)

Atrás Arriba Siguiente

 

6.11. LOS COMPRADORES DE LA CAPITAL: MODALIDADES DE COMPRA

En este apartado se considera la importancia relativa (derivada de su ordenación a nivel provincial) de los compradores de Zaragoza en función de los criterios que venimos utilizando habitualmente. La novedad estriba en que en todos los casos hemos cruzado ese dato con el de forma de acceso a la propiedad que caracteriza a cada comprador, es decir si actuó siempre como rematante, siempre compró a traves de cesión o bien compaginó ambas cosas. En la parte inferior de los cuadros se ofrecen los subtotales con objeto de que sirvan como referencia para saber cuántos compradores de Zaragoza entran dentro de cada categoría de importancia (a nivel provincial eran el 25% los grandes, el 50% los medianos y el restante 25% los pequeños).

El CUADRO Nº 183 ofrece, antes de efectuar los cruces de variables, una panorámica general de esa formas de acceso. La cuarta parte de los compradores hizo compatibles ambas modalidades de adquisición, pero los que no lo hicieron fueron muchos más, distribuyéndose por partes iguales (el 38%) entre los que sólo ceden o sólo rematan. Aunque sean iguales en número lo cierto es que los que sólo rematan se llevan la mitad de fincas, de remate y valor que los que lo hicieron sólo por cesión.

El grupo de rematantes adquiere igualmente una proporción inferior de fincas fuera del pueblo. Pero con una media de remate que es ligeramente inferior a la mitad de la del otro grupo se hizo con una proporción ligeramente superior a la mitad de las rentas y sus fincas son de mayor tamaño por término medio. Al ser su índice de mejora de cotización algo inferior, parece que se confirma lo apuntado anteriormente para toda la provincia. No sabemos con exactitud lo que pagaron de hecho los que sólo actúan a través de intermediarios ya que nuestros datos se refieren a las cantidades por las que éstos remataron los bienes. Pero lo que sí es cierto es que, fueran o no profesionales los intermediarios, su actuación no supuso una rebaja de las cotizaciones.

Los compradores que unas veces acceden por cesión y otras rematando la finca son los que acapararon mayor número de fincas (66.2%), más invirtieron (55.4% del remate total) y más extensión rústica adquirieron (el 67.2%). Con 20 fincas por individuo su media de inversión sobrepasa los 420.000rs. Son un total de 115 compradores que al parecer no tenían inconveniente en aparecer en la subasta en un momento determinado. Dado que son el grupo que ofrece un índice de mejora más bajo y que con el 55.4% de la inversión se llevaron el 58.2% del valor inicial de los bienes ello parece apuntar a que son los que supieron aprovecharse mejor del mecanismo de la subasta, pero las cifras son demasido ajustadas como para calificarles como grupo de espabilados compradores que jugaran a manipular las subastas. Por otro lado, habría que comprobar hasta que punto esa mejora inferior no es resultado de que intervengan más bienes del clero secular, con la consiguiente rebaja, que en los otros casos.

El CUADRO Nº 184 nos advierte en primer lugar de que entre los compradores de Zaragoza la proporción de los de mediana importancia por total de sus remates es equivalente a la provincial (50.8%), pero que los de gran importancia tienen un peso mucho mayor no sólo en fincas y demás valores sino también en número. Los importantes tiende a ser tantos como los medianos (40.7%) mientras que los pequeños compradores son sólo un 8.4% que suele comprar una sola finca y con una inversión media de 3.450rs frente a los 405.972rs de aquéllos.

Entre los que utilizaron las dos modalidades de adquisición aparecen 33 compradores medianos y 1 pequeño, pero los porcentajes de remate o de extensión que les cupo a estos es insignificante en comparación con los de los 81 compradores importantes. En todos los casos el grupo de los que compaginan son los que se llevan más fincas por individuo y se llevaron fincas con pujas inferiores.

En los compradores de pequeña importancia predominan claramente los que sólo rematan, entre los de mediana se iguala el número entre rematantes y los que compran por traspaso siendo en ambos casos muchos más que los del otro grupo. Pero entre los importantes son mayoría los que unas veces rematan y otras prefieren que otros rematen por ellos. Entre los grandes compradores son menos los que sólo rematan aunque no dejan de ser casi la cuarta parte (46 de 193).

Al haberse desglosado los grupos, ahora podemos observar un hecho que permanecía oculto. Las fincas que fueron adquiridas para ceder (o que por la razón que fuera terminaron siendo cedidas) no siempre obtuvieron como grupo índices de mejora más altos que las rematadas directamente por los compradores. En este cuadro se aprecia que los compradores importantes que sólo rematan no son sólo los que adquieren explotaciones de un tamaño ligeramente superior sino que también son los que se llevaron las fincas más revalorizadas en subasta.

El CUADRO Nº 185 considera la importancia de los compradores en función del total de extensión rústica adquirida. Lo más destacado es la gran proporción de compradores de Zaragoza que no participan en la compra de bienes rústicos (el 37.6%) y la considerable proporción de bienes adquirida por los 57 grandes compradores que compatibilizan el remate y la cesión de fincas. Y por primera vez este grupo es bastante mayor en número que la suma de los otros dos. Ello permite matizar que entre los grandes compradores de rústica lo más normal (57 de 92) es que sean sujetos que a veces rematan y a veces compran de otros.

La peculiaridad más interesante de este cuadro estriba en que se refiere a los compradores pequeños, medianos o grandes, pero que fueron compradores de tierra (independientemente de que también pudieran comprar fincas urbanas ya que ese factor desaparece al ordenarlos por la superficie adquirida). Los grandes que rematan directamente son los que se llevan las fincas más grandes pero son muy pocas. Entre los grandes compradores que adquieren por traspaso (23) y los que lo hacen con las dos modalidades (57) adquirieron 2.376 fincas y de todas las compradas fuera del partido las de estos dos grupos integran el 86%.

El CUADRO Nº 186 considera la importancia de los compradores por el total de renta acumulada a su favor y se halla en todo muy próximo al cuadro 184, anteriormente comentado, que lo hacía por los remates. Las diferencias son mínimas en la mayoría de los casos y lo más destacable tiene que ver con las mejoras en subasta. El sector de medianos compradores parece adquirir un protagonismo que hasta ahora no aparecía y que se ve acompañado en el caso de los que sólo rematan por la adquisición de una fincas de mayor tamaño. Los porcentajes y medias de renta muestran la clara diferencia existente entre los tres grupos de importancia.

El CUADRO Nº 187 muestra que en la distribución de los compradores por número de fincas adquiridas, los de la capital aparecen representados en exceso en los escalones superiores. Los grandes son el 29.7% y los medianos el 59.1%, mientras que a nivel provincial los de uno y otro grupo son el 25 y el 50%. Al igual que en el caso de las rentas, los medianos son los que logran mejoras más altas y fincas de mayor tamaño. En el caso de los 141 grandes compradores es evidente que se llevaron la mayoría de las fincas (2.945 que equivale al 84.5%) y casi todas las compradas fuera del pueblo (1.920 que supone el 95.2% del total) y del partido (1.702 ó 95.7% de las fincas).

 

 

Atrás Arriba Siguiente

© Biopsychology.org, 1998 - 2006

 
Última actualización:
21/03/06